La no tan resumida historia de la mexicana que se prepara para su siguiente parada.

Captura de pantalla 2015-04-23 a las 23.47.06

Estoy de regreso en el lugar donde esta segunda parte del viaje empezó. De alguna forma me hace sentir especial venir en mi última noche en Singapur al lugar donde pasé la primera. Este edificio en la esquina de una calle que se llama Arab St. en el centro de la ciudad. El lugar donde decidí que éste era el país donde quería estar. Llevo 38 días en Singapur (con una pequeña y hermosa interrupción Sinhala) y cada vez que me subo al camión de día o noche y veo esta ciudad, me vuelve a enamorar. Esta ciudad tan adelantada, tan global, tan única y tan bien planeada. Me siento en movimiento en Singapur, en cada paso y también cuando me detengo; Singapur es movimiento.

No hay palabras para describir la fortuna que tengo de haber encontrado a las personas que me tocó conocer en Singapur. Encontré personas profundas, inteligentes, fuertes, generosas y amables que me abrieron las puertas de su casa y de su vida. Recibí apoyo, consejos, pláticas, paseos, felicidad y amor a través de un grupo de mexicanos que sin saber mi nombre ya estaba estirando la mano para ayudarme.

Singapur ha sido tan especial hasta en el mínimo detalle. Cada momento, rayo de sol, camino, y persona han sido lustros y lustros de sentido y de inspiración. Singapur se volvió, en un mes, mi safe zone y mi happy place.

Pero mi mente y mi cuerpo siguen en movimiento. Hay algo dentro de mí que me dicta los pasos que siguen y que, sin tener tiempo o espacio de racionalización, toma decisiones por mi. Me dice que hay que seguir, que aún no es momento de detenerme. Que hay algo más, allá afuera.

Bali fue un mes muy difícil para mí. Me encontré sola y perdida y tuve que ver pasar muchas tormentas para poder ir encontrando claridad. Pero fue en Bali, hace dos meses, que llegó a mi una oportunidad que hasta la fecha me ha mantenido enfocada e inspirada. Ir a la India, al lugar donde, para mí, todo empezó.

Ahora que Singapur me ha dado perspectiva y practicidad me voy a India a ponerme a prueba. Una prueba física, mental y espiritual donde durante un mes voy a llevarme a los límites que ni yo conozco que tengo. 32 días completos para ir hacia adentro y acomodar todo lo que todavía esta desarmado. Tomar las imperfectas piezas de mi vida y abrazarlas con todas las fuerzas que tengo.

Me voy a una escuela a estudiar sobre yoga y meditación y a ponerme una serie de retos; superar algunos miedos y sobre todo de encontrar adentro, lo que no he podido obtener de afuera. A conectarme conmigo y así, con los demás.

Hoy les puedo decir que este paso es, sin duda alguna, el paso más difícil que he dado en mi vida.

Nunca me había sentido tan nerviosa, tan vulnerable, tan indefensa  y sin tener una puta idea de lo que va a pasar. Pero al mismo tiempo nunca me había sentido tan motivada, tan lista, tan conectada y tan inspirada a hacer este viajesote. Ahora sé que todo está y siempre estará donde tiene que estar. 26 años me llevaron a este preciso momento. A estas palabras.

Por algún motivo siempre he sabido que tengo que ir a India, como si antes ya hubiera estado ahí y tengo que regresar. Cierro los ojos y lo veo como si ya hubiera caminado esas calles, como si fuera parte de mi camino, mucho antes de que naciera.

La idea de ir a un país tan lastimado y al mismo tiempo donde nació todo en lo que creo, hace que me sienta parte de él, que sienta que los dos estamos rotos en los mismos lugares;  que los dos unimos nuestras cicatrices y seguimos avanzando. India, por más peligroso, grande, pobre y lastimado que esté, es y siempre ha sido, mi sueño; y hoy, después de 26 años todos los caminos que he tomado por fin me llevan ahí. 

Tengo mucho miedo, pero tengo más ganas.

Que venga lo que venga, que pase lo que pase, que aprenda lo que aprenda, que sea lo que sea, estoy lista; quiero dar mi primer gran paso. Que esta es mi meta y mi recompensa y mi momento y mi lección más grande; que aquí es donde culmina todo lo que he construido y destruido en el camino. 

Acompañenme en esta nueva aventurota.

India, allá vamos.

Valiente.

3 thoughts on “La no tan resumida historia de la mexicana que se prepara para su siguiente parada.

  1. Suerte Claudia en esta nueva aventura y pf no dejes de escribir
    Cuídate mucho
    Omv

    Enviado desde mi iPhone

    > El 02/05/2015, a las 9:10, El camino Infinito escribió:
    >
    >
    >

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s